Bienvenid@

Psicología Reconstructiva es un espacio que ofrece una forma diferente de llevar a cabo una Terapia Psicológica. En estas terapias aplico los conocimientos adquiridos por mi formación como psicóloga y experiencia clínica, apoyándome en la antigua técnica de la Hipnosis.

Los fundamentos de esta terapia se basan, en primer lugar, en conocer los modelos de vida que nos hemos creado para vivir y son los que están provocando los diversos síntomas que nos llevan a sentirnos mal, sin embargo, no basta solamente con conocerlos, también se hace necesaria la confección de modelos nuevos de vida que permitan encontrar el equilibrio interno. Cada persona internamente sabe lo que necesita para lograr este equilibrio, cuando estamos desequilibrados es muy difícil escuchar nuestro mundo interior, es aquí donde la Hipnosis es una herramienta que facilita el contacto con nuestro mundo interno y descubrir el maestro que habita en cada uno de nosotros.

En segundo lugar, todos los seres humanos tenemos la capacidad interna de sanarnos a nosotros mismos, esta capacidad generalmente está bloqueada por diversas formas que tenemos de vivir en el mundo, la Terapia busca movilizar aquellas herramientas internas que poseemos para entender de dónde provienen nuestros síntomas y erradicarlos de nuestra vida.

Es así como la personas que vivencian este Modelo de Terapia se convierten en protagonistas de su sanación.

 

¿Quiénes pueden consultar?

Todas las personas pueden acceder a esta Terapia, desde un adolescente hasta un adulto mayor. No se requiere ningún requisito previo, ni tampoco contar con la capacidad de ser hipnotizado, tal como se cree, ya que todos los cuerpos tienen la facultad de relajarse y todas las mentes tienen la capacidad de imaginar, esto es lo necesario, junto con la confianza y entrega hacia ustedes mismos al iniciar un proceso de terapia.

Dada las características de la terapia, no se realiza con niños ni con mujeres embarazadas, para estas situaciones se trabaja desde otros modelos terapéuticos.

 

¿Qué síntomas se pueden tratar con esta Terapia?

Trastornos psicológicos y psicosomáticos, tales como depresión, ansiedad, fobias, crisis de pánico, cefaleas tensionales, estrés, trastornos psicosomáticos alimenticios, trastornos del sueño, etc.

No es recomendable aplicar este tipo de Terapia para las siguientes enfermedades y/o estados: problemas cardiovasculares, estados psicóticos, estados epilépticos.